De qué vive la gente en Nayarit


Por Olmo Martínez

Según las cifras del INEGI, La población total de la entidad es de un millón 84 mil 979 habitantes, de los cuales 446 mil 186 son personas Económicamente Activas. De ellas, 429 mil 947 personas son Económicamente Activas Ocupadas y de igual manera registra 269 mil 067 personas NO Económicamente Activas; esto se ve reflejado en la baja productividad del estado en los diferentes sectores tanto el primario, como son los empleos del campo y materias primas, el secundario y el terciario que son los que mantienen a la sociedad nayarita.

El porcentaje de la población total ocupada en el sector primario es un 19.32 por ciento y quienes más se dedican a este sector son los hombres con un 28.58 por ciento, en comparación a las mujeres que sólo alcanzan un 2.30 por ciento de la población que se dedica a las actividades del campo, la pesca, agricultura y demás. Nótese que Nayarit siendo un estado productor, rico en materia primas como la gran variedad de cultivos de buena calidad que se dan en sus tierras fértiles y los abundantes productos pesqueros de sus marismas y zona estuarina, es muy poco el porcentaje que se le aporta a los productores primarios, y en consecuencia al desarrollo económico de la entidad.

En lo que respecta al sector secundario donde se incluyen actividades como la siderurgia, las industrias mecánicas, la química, la textil, la producción de bienes de consumo, el hardware informático, las industrias de base, etc., las cifras tampoco son tan halagadoras ya que la población total económicamente activa del sector secundario apenas alcanza un 17.54 por ciento total. De ahí se desprende que un 23.08 por ciento son hombres los que se dedican a este tipo de actividades y un 7.33 por ciento son mujeres; tomando en cuenta que en Nayarit son empresas únicamente comerciales las que se establecen, por lo que se tiene una gran falta de empresas manufactureras, y son escasas las inversiones en este sector.

El sector que más genera empleos y por consiguiente aporta a la economía del estado es el terciario, mismo que comprende actividades como el comercio, transportes, comunicaciones, finanzas, turismo, hotelería, ocio, cultura, espectáculos, la administración pública y los denominados servicios públicos, los prestados por el Estado o la iniciativa privada (sanidad, educación, atención a la dependencia), etc., teniendo un porcentaje de población total de 62.10 por ciento, cabe destacar que la mayoría de quienes laboran en el sector terciario son mujeres, con un porcentaje de 89.17 por ciento, contra un 47.38 por ciento de los hombres, cifra que sin duda es elevada. Si tomamos en cuenta que este es el sector donde se emplea la mayoría de los nayaritas, entenderemos la razón de que exista tan poca generación de recursos en la entidad. Por otro lado hay que destacar que en este sector precisamente es donde entran las grandes cadenas comerciales que generan empleos de bajo sueldo y las ganancias de su actividad financiera tienen su destino final fuera del estado, es decir, el flujo de efectivo que recaudan no se queda para beneficio de la economía en el estado.

Ante esto tanto los gobiernos anteriores, como ésta nueva administración, hacen las llamadas Ferias del Empleo, donde empresas ofertan vacantes y llaman a la comunidad a través del gobierno quien hace de intermediario entre el que solicita personal y los que van a laborar. Cabe mencionar que la actual administración que recién comienza su trabajo ha organizado dos ferias del empleo: la primera en el municipio de Bahía de Banderas y la segunda en Tepic, donde se ofertaron 700 y mil puestos de trabajo respectivamente. Estas plazas fueron repartidas en 30 empresas y dos dependencias federales, las cuales han recibido una afluencia tan sólo en Tepic, de mil 200 personas que buscan emplearse en alguno de los sectores productivos en el estado.

En esta feria del empleo los asistentes -en su mayoría jóvenes-, mostraban caras de esperanza y algunos hasta de desesperación, ya que había quien tenía hasta dos carreras universitarias y aún así no habían podido conseguir algún empleo bien pagado. Varios comentaban que sí hay empleos pero que algunos pagan apenas un poco más del mínimo en el estado que son cerca de 57 pesos diarios.

Tal es el caso de César Carrillo, quien hace tres años que se graduó como maestro y dijo ya estar desesperado por no encontrar empleo en lo que estudió; es por eso que asiste a estos eventos para encontrar una oportunidad “por lo menos de chofer, o algo que alcance aunque sea para comer”, declaró. La mayoría opina que está perfecto que el gobierno se preocupe por generar ofertas o que les acerquen a las empresas.

Otro caso similar es el de Jessica Dávila, quien es licenciada en turismo y se acercó a esta feria del empleo tratando de obtener un puesto de secretaría de oficina, cajera o asistente en general ya que dice que en dos años de egresada no ha conseguido trabajo debido a que casi no hay turismo aquí en Tepic. Hasta hoy ha buscado sin éxito un empleo que se acerque a lo que estudió. “Afortunadamente aprendí el oficio de estilista, que es de donde me he sostenido en estos años” dice con cierta desilusión.

Existen personas que se notan resignadas, pero no dejan de ponerle empeño al intento de conseguir un trabajo o una oportunidad para solventar sus gastos y este es el caso de Francisco Salcedo quien tiene la carrera de arquitectura y está estudiando Ingeniería en Sistemas Computacionales y sin embargo en ninguna de sus carreras ha conseguido empleo. Dice que solo ha realizado “chambitas” familiares que le han ayudado a sacar adelante a sus dos hijos y a su esposa.

Al igual que ellos, miles de jóvenes esperan su turno y buscan encontrar el ansiado empleo que se adapte a sus necesidades para por fin hacer lo que les gusta y para lo que estudiaron. En Nayarit la población ocupada como profesionales y técnicos llega solamente al 16.76 por ciento.

Es por eso que se necesita crear empleos enfocados a lo que Nayarit produce principalmente en el sector primario ya que tanto sociedad como gobierno coinciden en que Nayarit es un edén en donde todo lo que se siembra obtiene buena cosecha; sin embargo está mal administrado y por eso las personas de las zonas rurales prefieren emigrar a la capital, aunque sólo consigan empleos mal pagados que apenas les permiten solventar sus gastos más necesarios para medio vivir.

Leave a Comment