El uso indiscriminado de audífonos puede producir sordera

El daño es progresivo e irreversible, opinan los expertos

Me tocó observar por la calle y en los camiones una gran mayoría de jóvenes portando unos “fabulosos” audífonos para escuchar música desde su celular, las damas con cordeles en tonos rosados y blancos, los jóvenes desde los discretos, hasta uno que otro luciendo los clásicos de “tapa orejas” grandes y llamativos. Mi pregunta fue ¿Y sabrán el daño que puede causarles al utilizarlos de manera indiscriminada? ¿Sabrán verdaderamente usarlos para que no les cause algún problema?

Desde hace unos años, el uso de los audífonos para escuchar música en la calle, ya sea por un celular o simplemente por medio de una USB, en formatos de MP3, MP4, iPod y otros, ha puesto la atención a las autoridades de salud en la mayoría de los países, ya que ha crecido esta práctica en los jóvenes de entre los 14 y los 26 años.

Alertan las autoridades de salud por el uso indiscriminado de los audífonos entre los jóvenes, un posible trastorno auditivo, porque el daño es progresivo e irreversible.

Advierte el otorrinolaringólogo Fernando Salazar Reyna que el uso indiscriminado de audífonos por más de 90 decibeles y durante más de horas prolongadas al día, ocasionan un traumatismo acústico que podría terminar en sordera.

El facultativo señala que “cuando el nervio auditivo se traumatiza por el sonido origina que la audición disminuya progresivamente a medida que el oído está expuesto al sonido” y explica que una persona expuesta a un sonido entre los 90 y los 120 decibeles durante 2 horas al día, tendrá un trauma acústico que en mediano plazo ocasiona la pérdida de la audición.

Agregó que algunas empresas de equipos de sonido producen audífonos con un dispositivo  que regula el máximo de volumen, es decir, que permite escuchar a la mitad del máximo que es de 90 decibeles, de tal forma que nunca sufra de traumatismo acústico. El problema, agregó, surge cuando los jóvenes escuchan a más de la mitad del máximo.

Daños auditivos

Daños auditivos

Al mismo tiempo el doctor suizo José Luis de Vinatea alerta que “estos aparatos generan desgaste de la audición porque son circuitos cerrados entre el oído y el audífono y como se trata de música del agrado del usuario, este tiende a aumentar el volumen”.

El excesivo volumen, la intensidad y la duración con la que se escucha la música a través de los auriculares son los factores que terminan por causar los malestares en el oído interno, apunta el especialista.

Advierten los expertos que es probable que muchos de ellos se vean condenados a usar, a partir de los 40 años, aparatos que ayuden a recuperar algunos tonos auditivos. Con el paso del tiempo, unos diez años aproximadamente, se van a afectar todos los tonos de ruidos. Primero, se alteran los tonos agudos, es decir, se produce un trauma acústico. Luego, se pierden las frecuencias conversacionales, lo que impide registrar el sonido de la voz.

Para aquellos que caen en la tención de escuchar música de manera permanente por medio de los audífonos, ahí les van algunos de los síntomas de esta sordera prematura son, por ejemplo, la disminución de la capacidad para escuchar los timbres de celulares, así como la aparición de un pitito de tono agudo que se presenta de forma episódica y después se hace permanente.

La tecnología nos ha llevado a un punto en el que la persona puede usar audífonos que son capaces de neutralizar los ruidos provenientes del entorno, lo que colaboraría para que no se vean obligados a subir el volumen del equipo reproductor; el oído humano está hecho para escuchar, estos aparatos no hacen daño en sí, el daño proviene de la mala utilización.

Es muy importante recalcar, según los expertos, que de ser posible tratar de regular primero el uso de estos aparatos por parte del usuario, ya que en gran medida es responsabilidad de cada persona el daño que representa el no controlar su uso. No está demás que los padres de familia traten de evitar comprarles a sus hijos pequeños este tipo de aparatos, y si lo hacen, con la advertencia del daño que puede causar el traerlo con un volumen alto y por un tiempo prolongado.

Por Pedro Amparo Medina

Leave a Comment