La UAN, al borde de la quiebra financiera

“El momento financiero que atraviesa la Universidad Autónoma de Nayarit se ha tornado más complicado de lo que habíamos diagnosticado” admite el rector Ignacio Peña González; una grave crisis financiera y muy probable quiebra técnica pone en riesgo la estabilidad universitaria en meses próximos.
Como medida de presión social, a partir del lunes 24 de octubre a las 9 de la mañana, en la UAN se llevarán a cabo paros escalonados de labores en demanda del descongelamiento de cuentas bancarias por parte del SAT e INFONAVIT, también del incremento del presupuesto federal a la Universidad Autónoma de Nayarit y la no desaparición del Fondo Extraordinario para el Saneamiento Financiero y Atención de Problemas Estructurales de las Universidades Públicas Estatales en el presupuesto de egresos de 2017.
El rector hizo un llamado a los tres niveles de gobierno “solicito la solidaridad de toda la comunidad universitaria, de los funcionarios públicos estatales y federales, y de la sociedad nayarita en su conjunto.”
Informó que la congelación de cuentas bancarias por adeudo de 313 millones de pesos con el SAT, y con el Infonavit por 93 millones ponen en riesgo el pago de nómina y prestaciones para docentes y administrativos para fin de año. Explicó que no han llegado a acuerdos con ambas instituciones debido a que la universidad no tiene “ninguna posibilidad de realizar pagos parciales ni anticipo alguno.”
Las cuentas con Bancomer, Banorte Santander y el Banco Interacciones han sido intervenidas (bloqueadas), lo que impide manejo de ese recurso para cubrir nómina en noviembre próximo.
Por otra parte el rector aclaró que la deuda con el IMSS (22 millones de pesos), está negociada para el pago en parcialidades y dicha institución no ha solicitado la intervención de cuentas.
Precisó que las tres deudas mencionadas, forman parte del total del déficit que se ha venido informando que asciende a 1,400 millones de pesos, es decir, el monto se sostiene en número redondos, “pero sí corre el riesgo de crecer merced a recargos e intereses que irán agravando la situación.” enfatizó.
El rector de la UAN hizo un llamado público y urgente a representantes del Congreso de la Unión, particularmente en la Cámara de Diputados, para que apoyen las gestiones ya iniciada para que se autorice una ampliación presupuestal para el ejercicio 2016 en curso.
La crisis económica en la UAN afecta a cerca de seis trabajadores académicos y administrativo en activo, además de aproximadamente 1,500 jubilados y pensionados.
Los “paros escalonados” a partir del próximo lunes 24 de octubre afectarán a los casi 30 mil estudiantes distribuidos en nivel medio, superior y posgrado.
Las demandas de la autoridad rectoral se concentran en tres puntos: 1. Descongelamiento de cuentas por parte del SAT e Infonavit, y de la renegociación de las condiciones para acordar de una manera más acercada a la realidad de las finanzas universitarias. 2. Incremento del presupuesto federal para este año 2016. y 3. Que no desaparezca del Presupuesto de Egresos de la federación para 2017 el Fondo de Apoyo para el Saneamiento Financiero y para la Atención de Problemas Estructurales de las Universidades Públicas Estatales. /Angélica Cureño/Reportera

Attachment

Leave a Comment