Nayarit: Desarrollo que no llega

Regresar
Introduce el texto
Últimas noticias
Nayarit: Desarrollo que no llega

Nayarit se encuentra gravemente enfermo de su sistema económico. Es un paciente que no se puede mover sin ayuda, no se alimenta por sí solo y necesita con urgencia de una transfusión financiera. El estado apenas sobrevive, derrotado por el desempleo, los alarmantes niveles de violencia, la pobreza en sus diferentes regiones, un endeudamiento público sin precedentes, una clase política y empresarial sin visión a futuro y una actividad comercial mayoritariamente changarrera, lo que mantiene al paciente en estado crítico; viviendo en estado comático con una enfermedad encima que se arraiga como un mal crónico y degenerativo.

Diagnóstico equivocado = receta equivocada

Quiero imaginar que hace algún tiempo a alguien se le ocurrió la idea de que Nayarit era un estado eminentemente agrícola… y tal vez lo fue. El problema es que en la actualidad, la realidad económica de Nayarit es otra. La presencia de los sectores primario y secundario de nuestra economía es prácticamente nula. Las actividades agrícola, ganadera y pesquera no representan ya ninguna relevancia estadística significativa y por el contrario pierden terreno frente a la nueva vocación productiva de Nayarit: los servicios. Ya ni hablar de la industria de la transformación, cuya presencia en el PIB estatal no representa mas allá del 1% de nuestra economía. Los datos oficiales presentados por INEGI y la SHCP, a través de sus diferentes instrumentos de medición, revelan una realidad que se impone y no deja pie a explicaciones pretextuosas. Con una tasa de crecimiento económico anual de 1%, la economía nayarita parece deteriorarse cada vez más y sumirse en el peligroso camino del estancamiento. En el englobamiento nacional Nayarit ocupa el lugar 31 de participación de las entidades federativas en el PIB nacional con el 0.53%; sólo arriba de Colima y por debajo de los que anteseran considerados estados pobres del país, como Oaxaca, Chiapas o Guerrero. Los alarmantes números rojos del estado no son otra cosa mas que el reflejo de la torpe aplicación de los recursos destinados al desarrollo y una evidente falta de planeación que desde el gobierno estatal se deja arrastrar por mitos, inercias y tradiciones productivas que no responden a las nuevas demandas de un mercado globalizado y caprichoso. Resulta curioso que en nuestro estado se sigan sembrando miles de hectáreas de tabaco cuando desde hace décadas no está en la entidad aquella planta que compraba y procesaba las cosechas; sólo por el hecho de que los campesinos se encuentran atrapados en su dinámica transgeneracional. No es que el campo no sea importante – por algo pertenece a las llamadas actividadesprimarias- si no que las actividades de este sector deben de ser redireccionadas hacia las demandas del mercado, con las ventajas que hoy en día representa un mercado con compradores internacionales. La otra vía inexplorada a profundidad hasta ahora es la del procesamiento de los alimentos para venderse no sólo como producto final en su estado natural, si no con aplicación de valor agregado que permita diversificar la oferta. Un ejemplo: El café. En Nayarit se producen toneladas de café que lamentablemente no compiten ni en volumen ni en calidad con los requerimiento de los grandes compradores nacionales e internacionales, que prefieren el café colombiano, brasileño o en el mejor de los casos, el del sureste del país. Sin embargo, podrían derivarse del café una importante variedad de productosprocesados para garantizar la movilidad de la producción, tales como: licor de café, dulce de café, abono para cultivos, colorantes naturales, etc. Tal fue el exitoso caso de Costa Rica y su producción cafetícola. Seguirle apostando al campo de la misma manera seguirá siendo políticamente correcto, aunque esto signifique seguir disparando políticas económicamente equivocadas. Equilibrar la pirámide económica requiere de planeación efectiva y de mediano plazo. Visión de Estado para abrir nuevas dinámicas productivas. En la actualidad sólo 2 de cada 10 nayaritas ocupados se dedican al campo y sólo 1 a la industria, contra los 7 que se dedican al sector de los servicios; mayoritariamente en el sector turístico, comercial y el gobierno.

La presupuestodependencia

Nuestra insignificancia económica regional y nacional, nos ha encaminado a ser una entidad que depende para su funcionamiento de las aportaciones que llegan año con año de la federación vía el presupuesto público. Por cada 100 pesos que Nayarit gasta en la administración pública 96 pesos son aportados por la federación y sólo 4 son generados por la hacienda pública local. Esta presupuestod ependencia también se refleja como parte de la dinámica económica de nuestra capital, Tepic, en donde el gobierno –de cualquiera de sus niveles- es el gran empleador y el gran comprador a los negocios locales. Sin la federación y sus recursos Nayarit estaría completamente muerto, pero si queremos dejar de vivir a base de respiración artificial es necesario modificar esta relación y fomentar de manera más eficaz la generación de inversiones y empleos de larga rentabilidad.

Las eternas potencialidades

No es que todo esté perdido. Se trata de identificar con mayor asertividad las potencialidades de desarrollo de las regiones y explotar con mayor profundidad las riquezas naturales con las que contamos. Se trata, pues, de detectar las llamadastendencias productivas dominantes y a partir de ellas impulsar y promover los encadenamientos productivos necesarios para tener una economía mássaludable y de vanguardia. Generación de energía eléctrica, agua en abundan cia, recursos madereros, mineros pesqueros, grandes extensiones de tierras fértiles, hermosas playas, sierra, montaña y valles hacen de nuestra geografía un espacio de grandes posibilidades para el desarrollo económico. Pero es importante que todos estos elemento dejen de ser simples potencialidades y se conviertan en verdaderas plataformas de lanzamiento para generar actividades productivas y nuevas vocaciones con inserción económica al mercado global. Esto requiere principalmente de un estado y una clase política que vea mas allá de la próxima elección y una clase empresarial comprometida con el desarrollo de la región y que se pueda desprender de su limitada visión changarrera y su búsqueda interminable de la riqueza fácil… desgraciadamente, no contamos con ninguna de las dos.

Los ejes del desarrollo: infraestructura de servicios y comunicaciones

Intentar vender a Nayarit como un atractivo destino para la inversión privada –más allá del sector turístico- esen la actualidad una tarea tan ilusa e inútil como intentar vender un terreno para vivienda en la punta del cerro. Puede ésta tener la mejor vista de la ciudad y encontrarse rodeada de un hermoso paisaje y en contacto con la naturaleza; sin embargo, no se cuenta con accesos, no se cuenta con losservicios básicos: agua, energía eléctrica, teléfono, Internet, etc. ¿Quién querría invertir en una entidad que no cuenta con un sistema de comunicaciones adecuado para el transporte de insumos y mercancías? El sistema carretero de Nayarit es pobre y muy limitado; un eje interestatal que atraviesa el estado comunicándolo con Mazatlán, Sinaloa y con Guadalajara, Jalisco a través de una autopista de lujo que es la segunda más cara del país en su costo por kilómetro, sólo detrás de la autopista del sol que comunica al DF con el puerto de Acapulco. Es increíble, inconcebible, absurdo y hasta ridículo que a la fecha no cuenta nuestro estado con un sistema carretero de primer nivel que comunique a la zona turística de Bahía de Banderas. La llamada Riviera Nayarit, generadora en los últimos 10 años de los más importantes niveles de inversión pública y privada, de generación de empleos y el más grande crecimiento demográfico no ha merecido otra cosa que una vieja carretera de dos carriles, peligrosa, lenta y cargada de tráfico al ser la única vía de comunicación desde Tepic hacia esta zona. ¿Qué decir de la comunicación con nuestros vecinos Zacatecas y Durango? Simplemente no existen! Hace ya siglos que dejamos de ser el séptimo cantón de Jalisco, pero la dependencia de nuestra economía comercial con Jalisco, principalmente con Guadalajara, nos hace ver como una apéndice de esa entidad. Como se dice en el voxpopuli: Lo que se come en Jalisco, se eructa en Nayarit.

Es necesario hacer nuestro propio camino… El tiempo se agota.

Leave your Comments