Magisterio reclama viejas deudas al gobierno